Mi foto
Talca, Región del Maule, Chile
Me describo como un tipo común y corriente, sincero, humilde, auténtico, original, carismático, con sentido del humor, etc. Tengo mis ideas súper claras, en resumen creo ser una buena persona que no anda aparentado ser lo que no es. Soy una persona tan común y corriente como cualquiera de ustedes, con las mismas debilidades y errores. Al igual que la mayoría, también me cuesta orar y leer la Biblia, pero siempre hago el esfuerzo por intentar llevar una vida de integridad en obediencia a Dios. Mi vida es el ministerio y el ministerio también es mi vida, no podría separarlos jamás. Yo soy esto, soy un hombre común y corriente que sirve al Señor. La única diferencia con algunos otros, es que lo muestro, nada más. No trato de ser correcto, ni de hacerme el espiritual. En todo caso, soy espiritualmente normal.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Nuestro testimonio personal como instrumento eficaz de evangelización.

Se me viene a la mente el pasaje de Marcos 5:19, cuando Jesús sanó al endemoniado gadareno, y le dijo: "Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti". Lo curioso que Jesús no le dice que vaya al templo a agradecer, lo envió a dar testimonio al mundo del poder de la grandeza y del amor de Jesús.

Por eso mismo, es importante compartir nuestra experiencia de encuentro personal con Dios, ha aquellas personas que no conocen de esta verdad. Muchos de nosotros anuncian la segunda venida de Cristo, y decimos que Cristo viene pronto, pero hay personas en el mundo que nunca ni siquiera han oído de la primera venida.

El testimonio personal es la manifestación verbal que da una persona cristiana de su fe en Cristo y de la gran obra de transformación que el Señor ha efectuado en el cristiano a partir del momento en que recibió la vida eterna como regalo de Dios.

Es necesario tener la completa convicción de que Jesús es nuestro Salvador y que tenemos vida eterna. Un cristiano debe decir con la absoluta confianza estas palabras: "Es maravilloso saber que esta noche me acuesto tranquilo, y si mañana no despierto en mi cama, entonces despierto en la presencia de Dios".

Es de vital importancia prepáranos en tener claridad sobre nuestra fe, como lo mencionaba el apóstol Pedro en su carta: “…sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros…” (1Pe 3:15). La mayoría de los evangélicos no saben hacer una presentación del Evangelio que sea interesante e inteligible, es decir, que se pueda entender. Otros inclusive sienten vergüenza de decir que es cristiano, Pablo le dice a Timoteo “… no te avergüences de dar testimonio del Señor nuestro…” (2 Ti 1:8).

Para redactar nuestro testimonio personal de manera efectiva y darlo a conocer a aquellas personas que no conocen a Cristo, debemos leer el libro de los Hechos, ahí encontramos en tres oportunidades cuando el apóstol Pablo nos cuenta su testimonio personal. Si estudiamos leemos esos versículos descubrimos que son tres los elementos esenciales de un buen testimonio:

1)      Lo que yo era antes de ser cristiano: Es mejor hablar de aquellos aspectos de la vida que tienen similitud, ya que de esa manera se le hace saber a la persona que uno antes era como ella. De este modo, cuando uno le dice  que encontró algo sumamente importante que le faltaba en la vida, la persona que recibe el mensaje piensa que a ella también le hace falta eso.

2)      Como llegue a ser cristiano: Se debe manifestar que ha hallado personalmente la paz y  la satisfacción. Un día se encontró con una persona que le explicó cómo podía tener vida eterna, y cómo tener paz en el alma, etc. Debe decirle algo sobre la manera como vivía antes de ser salvo, un poco antes que las circunstancias lo hicieron pensar en las cosas espirituales, y cómo Cristo operó un cambio en su vida.

3)      Que significa Cristo para mi vida: Evitar expresiones que no tienen significado para la persona que no ha recibido a Cristo, es decir, debe hacer hincapié en los beneficios positivos. La experiencia que ha tenido el cristiano con respecto a la fidelidad de Dios es la sustancia de su testimonio.

Cuando leemos los Hechos de los Apóstoles, especialmente el capitulo 26, se relata el episodio cuando Pablo es llevado ante el Rey Agripa. Este discurso es un buen ejemplo de la poderosa oratoria de Pablo y especialmente explica los pasos recesaríamos de cómo estructurar nuestro testimonio personal.

a) Introducción: Esta reflejada en los versículos del 1 al 3. En esos tres versículos Pablo saluda al Rey Agripa y se presenta.

b) Antecedentes: En los versículos siguientes, del 4 al 8. Pablo relata por que esta detenido e introduce el discurso para hablar de su testimonio personal.

c) Vida Anterior: Desde el versículo 9 al 12 relata su vida como perseguidor de los cristianos, que el antes, también encarcelaba a los que predicaban el evangelio de Jesús.

d) Conversión (cómo conoció a Cristo): Al llegar al versículo 13 y hasta el 19, podemos ver que Pablo nos cuenta como fue el momento de su conversión, como Cristo se le apareció en su vida y el ahora es otra persona.

e) Vida Después (cambios) / Algo de la Palabra de Dios: Un vez hablado del momento de la conversión, Pablo comienza a relatar su vida como un predicador del evangelio, eso esta descrito en los versículo del 19 al 23.

f) Aplicación Para los Oyentes (presentar a Cristo): En los versículos finales que son del 24 al 29, Pablo les presentándole a Cristo e interactúa con su receptor.

Una de las cosas que debemos tener presente es resaltar lo positivo que ha sido para nosotros convertirnos en cristianos. También debemos expresar los beneficios y los motivos que nos impulsaron para hacernos cristiano, algunos de ellos son:

1) Cristo nos ofrece la comunión cristiana y amigos cristianos: Cuando ellos comprenden que Cristo les ofrece comunión, entonces piensan que su mensaje es significativo.

2) Jesucristo nos llena de un amor verdadero: Un buen testimonio sobre el amor que Cristo trajo a la vida del hogar puede despertar a la persona que se está evangelizando, pues esa puede ser una necesidad que ha querido satisfacer durante un largo tiempo.

3) El nos perdona y nos libra del sentimiento de culpa: Cuando los cristianos nos arrodillamos al pie de la cruz, la carga de culpabilidad rodó de nuestros hombros y fue a parar en la tumba vacía, para no volver a salir de allí. Se nos cae la carga de la culpa cuando llegamos al Calvario.

4) Cristo es un Amigo en el cual podemos buscar apoyo muchas veces: El le imparte fortaleza al desanimado y abatido.

5) Cristo nos adopta en la familia de Dios: El coloca al que se siente solitario en una familia. Dios llega a ser nuestro Padre, y todos los que entramos en la familia de Dios somos hermanos.

6) Cristo nos da una nueva perspectiva de la vida: La mayoría de las personas no tienen ni la menor idea sobre el objetivo de su vida. Cuando uno llega a ser cristiano recibimos una claridad y una perspectiva sobre la vida que es completamente desconocida para los que no reciben a Cristo.

7) Cristo libra de los temores de la vida y de la muerte: Hay algunos que dicen que no le temen al infierno. Pero sí sienten temor de andar en la oscuridad aunque sea por poco tiempo.